Me le paré enfrente, cosa que me viera bien
y con voz firme (sin autoritaria) le dije:
te me vas para adentro inmediatamente
y te me portás bien
y calladito la boca

Páginas